Búsqueda personalizada

viernes, 9 de noviembre de 2012


TRAS EL PREMIO NOBEL DE LA PAZ A LA UNION EUROPEA, SE ESPERAN PREMIOS POR “HUMANISMO” PARA JORGE RAFAEL VIDELA, POR “ALTOS VALORES LITERARIOS” A MENEM Y POR “APORTES AL ARTE CULINARIO” A HANNIBAL LECTER. CULPAN AL “FUTBOL PARA TODOS”.

La noticia tomò por sorpresa a todos, sobre todo a los mismos integrantes de la Uniòn Europea, que este año se llevò el galardòn por la paz despuès de haber bombardeado Libia, de haber traficado armas a Siria, de haber mandado a reprimir a los manifestantes en Grecia y España y de ordenar ajustes que hambrearàn a los pueblos de Irlanda, de Portugal y de Italia durante dècadas. “Tambièn habrìamos hecho lo mismo con Albania, pero esos paisitos hechos mierda no nos preocupan tanto” dijo uno de los integrantes de la Uniòn Europea mientras a su lado otro de los integrantes no podìa parar de reìrse. “No, no me rìo de felicidad. Me estoy cagando de risas de los chabones de la Academia del Premio Nobel. ¿En serio nos dieron el Nobel de la Paz?.¿Estaban fumados?. ¡Què hijos de puta!”. Otro de los integrantes de la Uniòn Europea asegurò que “la verdad que hay que estar del marote para darle un Nobel de la Paz a un grupo de hijos de puta como nosotros”. “Bue...no se de què se sorprenden. ¿No se lo dieron a Obama hace un par de años?. Què caraduras...” concluyò otro de los miembros de la Uniòn Europea, actual dueña del Premio Nobel de la Paz que, otra vez, no le dieron a las Madres de Plaza de Mayo. Serà que ellas nunca bombardearon ningùn paìs de Africa...

1 comentario:

Alejandro Conde dijo...

Excelente artículo, pero me parece que no se lo han dado a las Madres de Plaza de Mayo por Eve de Bonafini, que tiene una actitud demasiado...combativa, por ser bueno al decir.
Las Abuelas de Plaza de Mayo merecen el Premio Nobel de la Paz y lo ganarían si alguien con peso las postulara, al final de cuentas no son tan tontos en Suecia, ya se lo dieron alguna vez a un Pérez Esquivel...

- www.comosinolosupieras.blogspot.com / República Argentina / Carlos E. Blanco / Todos los derechos reservados